3 lecciones importantes para tener una vida feliz

 

¿Quieres vivir una buena vida y no sabes cómo lograrlo? Parece ser que la cuestión fundamental esta en las prioridades. En un estudio reciente, preguntaron a un grupo de jóvenes cuales eran las metas más importantes en su vida y sorprendentemente un 80% seleccionó como primera opción que querían hacerse ricos y como segunda opción eligieron en un 50% que hacerse famosos era otra de sus metas.

 

¿Y tú? ¿Donde invertirías tu tiempo y energía en estos momentos para tener una vida satisfactoria? Nuestra generación creció con la idea de que era necesario trabajar arduamente para “ser alguien en la vida”.

¿Te suena esto de que si tienes un buen puesto de trabajo, bienes materiales de lujo, reconocimiento social, etc, entonces, eres un “hombre de bien”? Claro, en esa misma línea, es normal que la generación de ahora considere que ser rico y famoso es lo importante.

 

 

Si quieres ir rápido, camina solo.
Si quieres llegar lejos, ve acompañado.

Proverbio chino 

 

Parece ser que se nos ha olvidado lo esencial, y como no quiero ser yo quien te convenza con mis argumentos, utilizaré como referencia uno de los estudios más largos e importantes que se han hecho en los últimos años.

 

En 1938, se dio inicio al Estudio de desarrollo de adultos de Harvard” en el cual participaron 724 hombres divididos en dos grandes grupos. Uno de ellos eran estudiantes de segundo año de la Universidad de Harvard y los otros, chicos de los barrios más pobres de Boston, provenientes de familias muy conflictivas y desfavorecidas económicamente. Desde el inicio y año tras año, se les hacia una entrevista individual, otra familiar, análisis de laboratorio, escáner cerebral, y diversos test para evaluar sobre aspectos relacionados con la calidad de vida – salud, relaciones familiares, satisfacción laboral, economía, etc -. A día de hoy, 60 de estos hombres rondan los 90 años y continúan participando en el estudio.  Ahora se han sumado 2000 personas más correspondientes a los hijos y nietos de los participantes iniciales. En la actualidad, el estudio está a cargo de Robert Waldinger Doctor en Psiquiatría por la Escuela de Medicina de Harvard, Psicoanalista y maestro Zen.

 

Hallazgos más relevante del estudio 

Las historias no tienen que ver con riqueza, fama, ni con trabajar mucho. La principal conclusión tiene que ver con que Las buenas relaciones nos hacen más felices y más saludables.

 

A continuación, te cuento las principales lecciones aprendidas:

 

  1. Las conexiones sociales nos hacen bien.

Las personas más aisladas son menos felices, más susceptibles a recaídas de salud, sus funciones cerebrales decaen precipitadamente y viven menos. Por el contrario, aquellos que tienen vínculos sociales solidos con la familia, amigos o pertenecen a una comunidad, son más felices, y por ende, más sanos y longevos. 

 

  1. Lo que importa es la calidad de las relaciones cercanas.

Da igual si estas o no en una relación, o si tienes muchos amigos. Vivir en medio de relaciones buenas y cálidas, da seguridad. Es peor estar en una relación de pareja conflictiva que afrontar un divorcio.

 

  1. Las buenas relaciones protegen el cerebro.

Sentir que puedes contar con el otro, que hay una conexión emocional empática, de comprensión, presencia, confianza y respeto, ayuda a nutrir la mente de buenos recuerdos. Por el contrario, aquellos que no lo tienen, están más predispuestos a tener perdida de memoria.

 

 

Y podrías estar pensando que esto es más que obvio, pero aún así, las personas siguen buscando la felicidad en otros lados. Y no se trata de minimizar los logros profesionales, académicos, económicos, solo es cuestión de prevalecer lo que realmente importa.

Quizás estés buscando gratificación inmediata y esperas encontrarla en el reconocimiento social o el dinero, pero hay algo que dura para siempre, las buenas relaciones, aquellas con las que pasarás los momentos más gratos o más amargos de tu vida, siempre sostenido del brazo de otro.

 

Recomendaciones prácticas: 

  1. Es hora de pasar menos tiempo con las pantallas y más con las personas. Entrega tu presencia a otros, dando lo mejor de ti en ese instante.
  2. Crea espacios de diversión con tus familiares y amigos. Esos recuerdos se quedan grabados en tus células como experiencias de calidad. ¡Ya está bien de “usar al otro como receptor de tus problemas”!!!
  3. Deja a un lado el rencor y contacta de nuevo con esa persona que ha sido tan importante para ti. ¿Qué pasaría si muriera mañana y no pudieras decirle lo mucho que ha significado en tu vida?
  4. Busca grupos con los que compartan intereses comunes y acude tanto como puedas. Es muy importante sentirte sostenido por “Una Tribu”.
  5. Por mucho temor que sientas, no prolongues más tu salida de una relación que no te aporta, que te hace daño o que sencillamente no te reconoce como alguien valioso y significativo en su vida.

 

Libros recomendados:

  • Gente toxica – Bernardo Stamateas
  • El buen amor en la pareja – Joan Garriga
  • La ley del espejo – Yoshinori Noguchi

 

Charla TED

Aunque ya te lo he contado casi todo, si quieres más detalles del estudio, los podrás ver aquí.

 

Espero que estas letras te aporten reflexión y sobre todo, puedas incluir algunas de las recomendaciones en tu vida.

 

Gracias como siempre por leerme. Comparte este contenido con otros si crees que puede serle de utilidad.

 

Giovanna Muñoz