Cinco preguntas que te harán descubrir tu verdadero valor personal

 

En mis años de experiencia profesional como psicoterapeuta acompañando a miles de personas a transitar su dolor emocional, he encontrado que la falta de amor propio es la base fundamental del sufrimiento de todo ser humano y afecta directamente el autoconcepto de tu valor personal.

 

 

Amarse a una misma es el comienzo de una aventura que dura toda la vida

Oscar Wilde

 

 

Cuando eras una pequeña bebé, dentro de tus necesidades primarias y de supervivencia estaba el recibir amor incondicional de tus padres, ya que ese alimento emocional es el que aseguraría que te mantuvieras con vida.

 

Los expertos en psicología del desarrollo describen que, desde el momento del nacimiento, él bebé necesita experimentar una relación de confianza con su madre, que se genera cuando hay contacto piel con piel y recibe los cuidados amorosos que esta le provee en forma de caricias, palabras tiernas, intercambio de miradas y otras manifestaciones de afecto.

Esta relación será el molde sobre el que se sustentarán las futuras relaciones con otras figuras importantes de su vida. Sin embargo, y por mucho amor que haya recibido él bebé, en esa etapa es muy receptivo a todos los estímulos ambientales, además de sensible y vulnerable, por lo tanto, inevitablemente sentirá frustración, y con ella la sensación de que ese amor incondicional, no está siendo cubierto del todo y es desde ese momento en que puede interpretar que no es amado o no es lo suficientemente importante para sus padres.

 

Así mismo, en esta etapa de la vida se forma la confianza básica según percibe que es aceptado y querido por sus padres, que puede confiar en que ellos le van a proteger y cuidar como lo necesita, y esto es lo que le dará la seguridad en la vida.

 

Dicho esto, podrás ver que las bases de tu amor propio y seguridad se construyeron en la infancia. Ahora como adulta tal vez repitas patrones aprendidos en esos momentos, de forma automática e inconsciente y los tengas tan integrados en ti que ni siquiera llegues a cuestionarlos.

 

Este es un tema extenso y que da mucho de sí, así que para empezar quiero invitarte a que te hagas estas preguntas, para ayudarte a tomar consciencia del punto en el que te encuentras. Seguir ignorando como te percibes a ti misma solo te conduce a la renuncia persistente de tu poder personal.

Es importante cuestionarte todo lo que sucede en tu vida, lo que vives y experimentas, sobre todo para tener tu propio concepto, no lo que te cuenta tu entorno cercano, ni la sociedad en la que vives.

 

Te invito a responder estas preguntas en un momento de tranquilidad y calma, donde puedas estar contigo misma y te permitas ser tu prioridad.

Deja fuera de tu espacio personal los juicios, las críticas y cualquier calificación que cuestione lo que piensas y sientes. No hay respuestas correctas ni incorrectas.  Permítete responder lo primero que venga a tu mente.

 

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar,
indefectiblemente te encontrarás a ti misma,
y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz
o la más amarga de tus horas

Pablo Neruda

 

  1. ¿De uno a diez, cuanto te quieres a ti misma?  Anótalo en un papel y usando ese mismo rango piensa ¿Cuanto quieres a la persona que más quieres en tu vida? Si el segundo puntaje es superior al primero, es importante que te preguntes que necesidad está cubriendo el otro en ti. No puedes querer a otros más de lo que te quieres a ti misma básicamente porque es una emoción que no has experimentado en ti.

 

  1. ¿Si te pones frente a un espejo durante cinco minutos, cuales son los primeros pensamientos y emociones que surgen? ¿Son de crítica y juicios? ¿Son de rechazo? ¿De asco? ¿De Descalificación? O por el contrario, te sientes a gusto con la imagen que proyecta el espejo de ti? Puedes verte objetivamente y con amor desde la aceptación?

 

  1. Haz una lista de al menos 10 logros que hayas tenido en tu vida y recuerda de qué manera los celebraste. Puedes reconocer el esfuerzo y dedicación que has invertido para conseguir aquello que hoy tienes en tu vida? ¿Puedes darle el valor que en realidad tienen? ¿Que has hecho para celebrarlos?

 

  1. Tienes un espacio personal e innegociable en tu vida, donde dedicas un tiempo para ti, para cuidarte, mimarte, disfrutar de lo que te gusta, y satisfacer tus necesidades? ¿Desde que perspectiva tomas decisiones diariamente? ¿Te reconococes como tu prioridad o sueles ponerte en último lugar?

 

  1. ¿Te sientes realizada en tu vida personal, profesional? ¿Estás satisfecha con el momento que estás viviendo? Estas vivencias te conectan con la alegría, la seguridad, la vitalidad y la gratitud?

 

Con estas preguntas solo quiero que tomes consciencia de cuanto te tienes presente y como lo manifiestas en tu vida diaria.

Hablaremos más al respecto en posteriores publicaciones, y mientras tanto quiero hacerte dos invitaciones muy valiosas que te ayudarán ahora mismo a continuar tomando consciencia de la importancia de fortalecer tu amor propio.

 

Primero compartirte que he sido invitada a participar en la I Cumbre Virtual de Empoderamiento que tendrá lugar del 18 al 23 de septiembre, donde hablaré de “El poder de la vulnerabilidad”. Te explicaré la importancia de mostrarte tal y como eres y hacer de esto tu mayor fortaleza.

Seremos 20 expertos hablando de temas relacionados con el amor propio, el poder personal y desarrollo personal.

 

Puedes suscribirte en el enlace que te dejo a continuación

 

Suscríbete GRATIS a Empoderalia

 

 

También quiero invitarte a mi página: Tu propósito de vida, donde estamos haciendo un reto de amor propio durante 100 días al que puedes unirte ahora mismo y disfrutar de los 40 días restantes. Lo puedes seguir por Instagram o Facebook, como mejor prefieras. En la barra lateral derecha de la página, encontrarás los enlaces.

 

Gracias por tomarte un tiempo para leer este articulo e interesarte en tu crecimiento personal. Además de ti, son muchos los que se benefician cuando manifiestas plenamente tu poder personal. Compártelo si crees que puede ayudar a otros a tomar consciencia sobre sí mismo.

 

 

 

Para amar quien eres ahora, no puedes odiar las experiencias que te hicieron cambiar

Andrea Dykstra

 

Con cariño,

 

Giovanna Muñoz